MI HISTORIA CON LA FOTOGRAFÍA


La fotografía en mi vida tan sólo era para mí “recuerdos familiares”.
Teníamos (mi madre los sigue teniendo) un montón de álbumes de fotos muy bien organizados, por fecha, por evento… los cuales me encantaba pasar horas mirándolos, y en una cajita se guardaban todas aquellas fotografías que por algún motivo no le gustaban a mi madre o porque no habían salido “bien”.

Un buen día, al volver de la excursión de fin de curso con 13 años, fui corriendo a revelar los siete carretes de fotos ha había gastado durante el viaje (prácticamente uno al día) y muy emocionada fui corriendo a enseñárselas a mi madre.

- “Muy bonitas las fotos Paula, ¡Pero... y tú, ¿Dónde estás?” – Me espetó mi madre tras revisar todas las fotos con mucha atención.

- “Pues…era yo la que hacía las fotos” Creo que fue lo que le contesté, entre avergonzada y sorprendida.

La conversación que entonces se derivó no la recuerdo muy bien, pero lo que me quedó claro era que me gustó muchísimo hacer aquellas fotos, aunque yo no apareciese en ellas.

Quizás, de forma inconsciente, este fue el punto en el que comprendí que me gustaba más contar la historia de los demás. Aunque no fue ese momento en el que decidí ser fotógrafa.

Más bien la fotografía es una profesión que llegó sin avisar.

Antes que fotógrafa estaba "destinada" a ser muchas otras cosas, (militar, veterinaria, neuróloga, dibujante, criadora de peces, escaparatista, masajista...)  pero creo en la causalidad, en cómo de alguna manera todas las decisiones que he ido tomando a lo largo del camino me han traído hasta donde estoy ahora, formándome a través de distintos trabajos, experiencias, ilusiones y fracasos.... suponiendo para mí no sólo un aprendizaje continuo, sino un camino para encontrar y definir mi propia marca personal.

Actualmente además de fotógrafa soy retocadora digital y artista conceptual, también soy vegana, amante de los animales, de los abrazos largos y del amor en general. Me vuelven loca las manualidades, las cosas calentitas, la caligrafía, ver series, tejer y todo lo que sean lucecitas y brillos. Soy curiosa por naturaleza, y también muy tímida y habladora, aunque sea contradictorio, pero es que también soy así: una contradicción constante.

Vivo la fotografía como un modo de expresión, bien sea para mostraros como os veo a través de mi lente o bien para expresar mi mundo interior.​

De ahí nace la necesidad de querer ofrecer un servicio fotográfico ligado a mi forma de crear, de pensar la fotografía y de mirar, capturando pequeñas obras de arte de vuestra vida, que os hagan revivir momentos únicos, que os emocione, y que sintáis como una experiencia enriquecedora, mágica y llena de sensibilidad.

Bienvenidos a "From Gadir With Love".

​Por Paula R. Feito.